Atender, prevenir y sancionar el acoso a mujeres en medios de transporte y espacios públicos, pide Anilú Ingram

Ciudad de México.- Con el fin de fortalecer las acciones en la lucha por erradicar la violencia contra las mujeres, la diputada priista Anilú Ingram Vallines, presentó reformas a la Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia, así como al Código Penal Federal, para integrar la atención, prevención y sanción del acoso, tanto en el transporte como en espacios públicos.

En ese sentido, lo que se busca es adicionar sanciones de tipo penal que limiten y verdaderamente inhiban o en su caso, castiguen conductas impropias hacia la mujer, través de acciones que vulneren su integridad, poniendo en riesgo la libertad de transitar de forma segura y digna.

Ingram Vallines, explicó que su propuesta radica en que “Al que con fines lascivos, asedie o acose a una persona, aprovechándose de cualquier circunstancia que produzca desventaja, indefensión o riesgo inminente para la víctima dentro de espacios comunes”.

Y abundó: “expresándose de manera verbal o física mediante la realización de actos o acciones de tipo erótico o lujuriosas como caricias, manoseos y tocamientos corporales obscenos y que representen actos, conceptos, señas, imágenes explícitas, que tengan connotación sexual, lasciva o de exhibicionismo corporal, se le impondrá una pena de uno a tres años de prisión y multa de veinte hasta de cincuenta días multa. Este delito se perseguirá por querella de parte ofendida”.

La legisladora por el estado de Veracruz subrayó que para el Grupo Parlamentario del PRI, la eliminación de la violencia de género es una prioridad, que constituye una de las violaciones de los derechos humanos más generalizadas actualmente en el mundo, por lo que es necesario integrar en la legislación la tipología de “acoso callejero” o “acoso en las calles”, a fin de contar con elementos legales que puedan abrir camino a la creación de una ley directa que castigue y, sobre todo, elimine este tipo de conductas.

Finalmente, puntualizó que aun y cuando se han planteado esquemas legales e institucionales para la atención de los distintos tipos de violencia contra las mujeres, en los que se busca la igualdad y equidad entre los géneros, debemos insistir en la necesidad de ampliar el marco jurídico específico para los tipos de violencia que enfrenta la sociedad en las calles y en concreto en los espacios como en transporte público.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *