Cuitláhuac, “Ley Chayote”

Línea Caliente/Por Édgar Hernández*.

¡Un gobierno que se mueve entre un atarantado y “Eric”, el cilindrero!

Cuando la opinión pública, y por supuesto los medios de comunicación de Veracruz, esperábamos una disculpa pública por el atropello y amenazas cumplidas a “El Dictamen”, decano de la prensa nacional, el gobernador Cuitláhuac García se encrespa y no solo ordena auditar al diario, sino acusa a la prensa crítica de pretender extorsionarlo.

Difícil encontrar diferencias entre los últimos tres gobiernos con la Cuarta Transformación de Veracruz.

Su dinámica es muy parecida. Los convenios y acuerdos bajo la mesa solo han cambiado en cuanto a medios y periodistas favoritos, pero el caudal millonario es el mismo.

Todo aderezado con un ingrediente adicional, el odio y coraje contra la prensa crítica para quien no hay más que oprobiosos señalamientos, cero diálogo, cero tolerancia y ningún acuerdo comercial.

Todo ello aderezado, como en el viejo régimen de Fidel Herrera que tenía en la puerta de Palacio a Reynaldo Escobar, un perro bravo que se encargaba de las amenazas y las madrizas, con otro de la misma calaña, Eric Cisneros, feliz de ser el malo de la tragicomedia.

Y así como el Peje se rodea de tuertos y payasos como Lord Molécula o la misma periodista corrupta Isabel Arvide a quien premia con un importante cargo diplomático, Cuitláhuac se allega de reporteros lamesuelas medios afines y portales basura todos de reciente creación, algunos incluso que pertenecen a diputados o los propios jefes de prensa del gobierno del estado.

Todos listos, todos puestos y dispuestos a cubrir la cuota de incienso.

Cuitláhuac se cura asimismo en salud acusando -como es su costumbre- prácticas corruptas del pasado -cuando es el primer corrupto-, millonarios convenios con la prensa de regímenes pasados “que ya no existen” -cuando a la luz pública aparecen nuevas listas de columnistas y empresas periodísticas en convenios millonarios con su gobierno-, y adelanta extorsión de la prensa crítica.

“Hay medios de comunicación que publican notas o columnas en mi contra porque buscan presionar para obtener convenios millonarios, una evidente extorsión”, dijo de manera inopinada.

El gobernador se pone en guardia cuando la pelea no es con él. Defiende a un indefendible como su cancerbero cuando como primer mandatario está por encima de todo ese barullo mediático y, lo peor, se pone a criticar y calificar a quienes lo critican calificándolos de extorsionistas…

¡Error!

¿Quién le aconsejó peleara con la prensa crítica? ¿Quién o quiénes son los chantajistas? ¿Tiene evidencias y ubicados a los extorsionadores? ¿Son acaso Claudia Guerrero, Mussio Cárdenas, Armando Ortiz, Edgar Hernández, Alfredo Quesada, El Místico o Bernardo Gutiérrez Parra, ubicados por la opinión pública como los más leídos y más críticos al régimen, los que por vía telefónica, por carta o de manera personal se han acercado para extorsionarlo o para quitarle su dinero o el dinero del gobierno o del bolsillo de Eric Cisneros?   ¿Va a llevar el tema ante la Fiscalía?

“Independientemente de cómo sean, dice Cuitláhuac, nosotros tenemos que aguantar vara, y ser respetuosos; aunque claro, algunos medios aprovechan esta libertad para presionarnos, insultarnos, decir mentiras, para que tengamos convenios más allá de lo que nosotros podemos”, dice este pobre.

¿Por qué tiene que aguantar vara? ¿Le gusta aguantarla? ¿Es acaso el Dictamen? ¿Quiere más el Diario del Istmo? ¿o son los diarios de Eduardo Macías los que no tienen llenadera? o ¿Es tal vez Notiver que jamás ha vivido de la ubre?

Si es así, que aclare. Que denuncie. Que no se quede con el dicho.

El que acusa tiene la obligación de presentar pruebas para no quedar como hocicón.

Pegado a lo mismo nadie del sector oficial ha salido a aclarar o desmentir la filtración de convenios con cierta prensa, que hoy se sabe deslizó la propia oficina de Comunicación Social en abierta traición a los dichos de Cuitláhuac, como tampoco se precisa si la entrega de convenios fue por méritos, audiencia mediática comprobada, porque son amigos de Cuitláhuac o porque lo chantajearon.

Ahí está la lista, esperando que pasen los días y se olviden nombres y medios.

“No nos vamos a dejar extorsionar”, insiste sin aclarar la denuncia pública de Claudia Guerrero en el sentido de que los ríos de dinero que fluyen desde el Gobierno del Estado, el Congreso del Estado, desde la oficina de Eric Cisneros y desde la Oficialía Mayor de la SEV.

Como balde de agua helada cayó al desatinado gobierno la filtración de la columnista Claudia Guerrero sobre quiénes y cuál es el monto de los convenios, con lo cual queda demostrado que sí hay dinero y acuerdos pero para cierta prensa.

Ahí aparecen medios de tradición y otros chafas; medios con criterio editorial y otros en su papel de publica boletines y lamesuelas.

Todo, insisto, en medio del silencio oficial. Todos haciendo como que no están enterados. Todos cobrando mes con mes su participación mediática con el gobierno de Cuitláhuac.

Ahí aparece “Versiones”, Portal Web con 185,000 mil pesos mensuales y la revista “Perfil Veracruz”, medio propiedad de Aldo Valerio, jefe de prensa del Congreso, con 210 mil pesos mensuales.

Está “Quadratín Veracruz”, cuyo portal de origen perteneció a Gina Domínguez, con 96,000 mil pesos mensuales. “Cambio-Digital” con 110 mil pesos mensuales y “Al Calor-Político” que cobra en el Congreso, en Gobierno, SEGOB, y SEV, 280 mil pesos mensuales.

En la larga lista aparecen medios impresos como “Imagen de Veracruz” y “Diario del Istmo” de la familia de Pepe Robles, con un millón 500 mil pesos mensuales; Notisur, propiedad de Marcos Theurel con 800,000 mil pesos mensuales, y los mundos, el “Mundo de Córdoba” y el “Mundo de Orizaba”, periódicos de la familia Arróniz, de rancia tradición panista, con 790 mil pesos mensuales.

Otros medios que nacen al calor de la 4T con cero audiencia en la lista, son “Municipios de Veracruz, Portal desconocido de reciente creación con 750 mil pesos mensuales y el periódico “Vanguardia” con un millón 900 mil pesos mensuales.

Ahí colado también está “Fotover” con 58 mil mensuales. “60 segundos para informar” con 80 mil y “El Corresponsal” de reciente creación y propiedad de un funcionario estatal con 87 mil pesos mensuales.

Redes Veracruz, Periodismo Orizaba, Noticias, Los Editores, Sureste Sur, así como una infinidad de periodistas y columnistas de media cuchara se suman a la jugosa lista.

¿Fueron incluidos por extorsión o a la buena?

Y para no darle tantas vueltas al asunto: Cuitláhuac para tener la lengua larga debe tener la cola corta.

Tiempo al tiempo.

 

*El autor es Premio Nacional de Periodismo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *