Malos tiempos para la Justicia Local

La impartición de justicia a nivel federal, de a poco, se venía actualizando mediante el uso de las tecnologías. El Poder Judicial de la Federación, por ejemplo, ya venía utilizando el famoso correo y buzón electrónico, el uso de firel, definido como un documento electrónico para promover y consultar expedientes vía electrónica.

Sin embargo, el Covid 19 tomó por sorpresa a la justicia, sobre todo al Poder Judicial de Veracruz.

No olvidemos que Veracruz ocupa uno de los últimos lugares en impartición de justicia, pues ocupa el lugar 25 en índice de impunidad.

Veracruz tiene un rezago judicial que raya en lo alarmante; rezago que se hace más grave con la llegada de la pandemia, ya que el Poder Judicial del Estado, carece de modernidad en la impartición de justicia. No existe un sistema para el ingreso de demandas y promociones de trámite, mucho menos de video audiencias.

Mientras a nivel federal el Poder Judicial se puso a trabajar con su oficina de tecnologías, implementando desde hace un mes el sistema de audiencias en línea, Veracruz se encuentra sumido en la mediocridad en su impartición de justicia, ahora sumándole los conflictos por el control del poder político y económico de la institución entre la Presidenta del Tribunal Superior de Justicia, Magistrada Sofía Martínez y el Secretario de Gobierno, Erick Cisneros.

Tan fuerte es el grado de descomposición en el Poder Judicial, que en un arrebato se le instruyó al Congreso del Estado, procediera a la designación de tres magistrados en contra de sendas resoluciones judiciales federales que impedían el nombramiento respectivo. A esa instrucción tuvo que ceder el Consejo de la Judicatura Local, quien además les asignó sala a pesar de estar debidamente notificado de las resoluciones de amparo.

Es inevitable comparar como la Federación propone como Ministros de la Suprema Corte a personas con un alto perfil jurídico, sin apasionamientos y apegados a la Constitución; mientras que en Veracruz se realizan designaciones desaseadas, con perfiles muy pobres y en contra de resoluciones judiciales. Es inevitable comparar como en el Poder Judicial de la Federación asumieron los problemas derivados de la pandemia e instauraron los juicios en línea y las video audiencias, en cambio en Veracruz la justicia está en un largo letargo, como dando a entender que la pandemia les “cayó como anillo al dedo”.

P. D. A los diputados que siempre se envalentonan con el fuero, no se les olvide que dejarán de serlo y la denuncia por desacato a una orden judicial ya la presentó el PAN. Mañana estarán sufriendo como sufren hoy los legisladores que votaron a favor la reforma energética.

El desacato a una orden judicial es un delito contemplado en la Ley de Amparo. A la denuncia de Acción Nacional, se sumará la vista que jueces y magistrados federales hagan al Ministerio Público de la Federación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *