Adiós al Perro Aguayo «el can de Nochistlán», ícono de la lucha libre mexicana

  • Pedro Aguayo, leyenda de la lucha libre murió a los 73 años; fue rudo y ténico; ganó campeonatos en todas las empresas para las que luchó, incluyendo la WWF (hoy WWE).

Guadalajara, Jal.- El mundo de la lucha libre está de luto. El legendario Pedro Perro Aguayo falleció ayer a los 73 años de edad en Guadalajara, Jalisco.

La familia del gladiador dio a conocer la noticia por medio de un boletín que subió a su cuenta oficial de Facebook, la cual lleva por nombre Los Perros del Mal, promotora creada por el Hijo del Perro Aguayo, primogénito del hoy fallecido.

“La Familia Aguayo Ramírez con mucho dolor comunicamos el sensible fallecimiento de nuestro amado padre y esposo Don Pedro Perro Aguayo. Agradecemos su comprensión para poder dar despedida y elevar una oración por su eterno descanso. Será velado en Gayoso Av. México en Guadalajara, Jalisco, a partir de mañana (hoy) a las 10 am”, se puede leer.

En 2015 Pedro Aguayo sufrió uno de los golpes más duros, cuando falleció el Hijo del Perro Aguayo, su heredero, tras una lucha realizada en Tijuana.

Desde su debut en 1970 el Can de Nochistlán tuvo grandes rivalidades entre las que destaca su acérrimo odio contra El Santo, Cien Caras y Konan el Bárbaro.

Una de sus glorias la tuvo al ser el primer luchador mexicano en coronarse con el Campeonato Mundial de Peso Ligero de la WWF, ahora WWE.

Con más de 30 años de luchador conquistó innumerables títulos, máscaras y cabelleras, entre las más importantes, fueron las melenas de Karloff Lagarde, Ray Mendoza, Negro Navarro, Texano, Sangre Chicana, Bestia Salvaje y otras; y las máscaras de Konan y Máscara Año 2000.

También perdió la cabellera en diversas ocasiones y en memorables contiendas, con luchadores de la talla de El Santo, Ringo Mendoza, El Faraón, El Solitario, Konan y Universo 2000, ante quien se retiró en 2001 y sin melena.

La primera ocasión que el Perro fue despojado de su cabellera fue en 1970 ante Chucho Villa, quien posteriormente se adjudicara el mote del Resucitado.

El 3 de octubre de 1975 se vivió una de las luchas más recordadas en la historia de esta disciplina, pues la Arena México celebraba 42 años del deporte de las llaves y contra llaves y su platillo principal era un combate entre El Santo contra el Perro Aguayo. Esa noche los asistentes al coloso de la Colonia Doctores estuvieron al filo de las butacas; Aguayo Damián era amo y señor de la contienda y todo apuntaba a que terminaría con la Leyenda de Plata, pero al final El Santo se quedó con la melena del Can.

La trayectoria del Perro Aguayo siempre estuvo llena de retos. Sus combates eran sangrientos y sus contrincantes lo veían como un ejemplo, pues declaraban que su agresividad en la lucha y su lealtad a la afición lo mantenía de pie y, por lo mismo, se le quedó el apodo del Perro.

Fue el creador de la Lanza Zacatecana, movimiento en el cual saltaba sobre el contrario tirado en la lona y cayendo con ambos pies sobre su pecho. También hizo suyo el movimiento llamado La Silla, en la cual brincaba sobre el contrario y caía en su cuello como si estuviera sentándose.

En la época de los 70, 80 y 90 el Can de Nochistlán participó en algunas película: “Justicieros” y “Ángel del Silencio”, “Salvando al soldado Pérez”, “Soba” y “Superzam el invencible”.

Don Pedro Aguayo fue uno de los creadores de la Triple A. El empresario Antonio Peña, quien trabajó muchos años en el Consejo Mundial de Lucha Libre (CMLL) decidió salir del CMLL para crear su propia promotora y junto con él, el Perro, Cien Caras, Konan y Octagón decidieron comenzar una nueva aventura.

Pedro Aguayo Damián
Edad: 73 años
Debut: 10 de mayo de 1970
Retiro: 30 de marzo de 2001
Apodos: Perro Aguayo y El Can de Nochistlán
Movimientos: La Lanza y La Silla

Cinco grandes rivalidades de El Perro Aguayo
En luchas sangrientas Don Pedro demostraba su furia en el ring.
El Santo (perdió en 1975)
El Texano (le ganó en 1983)
Sangre Chicana (lo derrotó en 1987)
Konan (lo venció en 1990)
Cien Caras (le ganó en 2000)

 

La Razón.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *