Acoso en la UV

Columna El Lince/Por César A. Vázquez Lince

www.ellince.mx

El movimiento #MeToo surgió en octubre del 2017 de un reportaje en The New York Times en el que reveló múltiples acusaciones de agresión y acoso sexual contra el productor de cine Harvey Weinstein. La frase se populariza gracias a Alyssa Milano, quién animó a las mujeres a tuitear sus experiencias.

El hashtag ha sido utilizado por más de quinientos mil personas, se extendió en al menos 85 países, incluyendo México, levantando gran revuelo.

En la Athenas Veracruzana y desde hace un tiempo, en su máxima casa de estudios la Universidad Veracruzana, las estudiantes han estado denunciado el acoso por parte de los profesores.

En el 2017 Durante una plática impartida por una academia, jóvenes de diferentes facultades hablaron de las agresiones que sufrieron y de la nula respuesta que han tenido de parte de las autoridades universitarias y de la propia Fiscalía General del Estado (FGE).

Expusieron que en algunos casos se han callado por miedo al poder que tiene el docente. Ese mismo año durante una entrevista Esther Hernández Palacios quien fuera Coordinadora de la Unidad de Género reconoció que el acoso sexual por parte de los profesores hacia las estudiantes sigue siendo una realidad en la Universidad Veracruzana.

En el 2018 se llevó a cabo la “Caravana contra el acoso escolar y el hostigamiento sexual” realizaron denuncias de los diversos tipos de violencia que han sido objeto por parte de maestros y compañeros.

También en el mismo año a través de un comunicado, la Red de Mujeres Feministas de Veracruz (REMUFEVER) se pronunciaron respecto a los casos de acoso. Señalaron que hay casos donde los sindicatos protegen al personal que caen en actos de acoso y hostigamiento sexual en contra de las mujeres de la comunidad universitaria, y  citaron que la Unidad de Género hizo caso omiso de sus denuncias, incluso negándose a recibirlas por cuestiones administrativas, en un evidente intento por negar la problemática. Responsabilizaban a Sara Ladrón de Guevara de minimizar los casos y de llamar a denunciar, sin tomar en cuenta que las denunciantes no cuentan con la atención ni el apoyo necesarios, ignorando sus derechos fundamentales como víctimas.

El caso más reciente Karla Pino, estudiante de Música de la Universidad Veracruzana (UV), interpuso una denuncia ante la Fiscalía General del Estado (FGE), pues dijo haber sido víctima de acoso sexual por parte de su profesor de Percusiones.

Karla también puso la queja en la Unidad de Género de la UV y dirigió un oficio a la rectora Sara Ladrón de Guevara González, solicitándole una audiencia pero fue ignorada.

La rectora en entrevista no quiso manifestar si el caso de acoso es real, será la Unidad de Género y la Unidad de la Defensoría de los Derechos Universitarios las que tendrán que emitir un resultado.

Pero ¿cómo podemos confiar en su resolución, si históricamente la Unidad de Genero al igual que la Rectora han hecho caso omiso y se han negado a recibirlas?.

Se sobre entiende que hay un contubernio por defender a los decanos que caen en estas prácticas, lo cual es irónico ya que siendo mujer, Sara Ladrón de Guevara debería ser la primera en tener interés en sentenciar estas acciones. Y de no ser por la presión social y la denuncia publica de la joven Karla Pino, este sería un caso más en el olvido en la administración de Ladrón de Guevara.

SALSEO POLÍTICO

 

LA VÍCTIMA, SOY YO

La victimización es una conducta sumamente repetida a lo largo de la humanidad. políticos, empresarios y personas comunes.

El que juega el rol de víctima eluden por completo y premeditadamente su rol de responsable de las situaciones de la vida. Cuentan sólo la parte de la información que los favorece en su puesta en escena; crean situaciones muy alejadas de la realidad objetiva. Crea conspiraciones permanentemente, ve fantasmas donde no los hay, inventa historias, crea situaciones.  La dinámica de la víctima. Totalmente opuesta a la responsabilidad, que es la “habilidad para responder” ante cada situación que se presenta.

¿A quién les suena esta descripción?

Encaja perfectamente con el Alcalde de Xalapa, Pedro Hipólito Rodriguez Herrero quien ha sido un mal gobernante aunque le cueste reconocerlo.

Al estilo de Luis XIV con su celebre frase el “El Estado, Soy Yo” Hipólito ha adoptado una postura de “La Victima, Soy Yo”

Ya que nunca acepta su responsabilidad en los temas que aquejan a la capital, en su razonamiento todos los medios están en una campaña en su contra, culpa la prensa de su falta de resultados.

Pero la verdad es que gracias a su mala administración Xalapa es un foco rojo para MORENA. Si su partido afilaron pierde el ayuntamiento ¿qué alegara entonces?

¿Qué son los ciudadanos los que tienen una campaña en su contra?

Sólo un ejemplo, a principio de año el Ayuntamiento regreso a la Federación 15 millones de pesos que estaban destinados a Obra Publica, sin embargo invertirán 15 millones de pesos de su propio presupuesto para la construcción de una cafetería en el palacio municipal para sus trabajadores.

¿No es esto una incongruencia, con tanta obra que se necesita en las colonias?

Web: www.ellince.mx

E-Mail: [email protected]

Twitter: @Cesar_Lince / @ElLince.Mx

Faceboook: https://www.facebook.com/ellince.mx/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *