Elba Esther, un camino de la mano del poder

  • “Ni amenazas ni nada me intimidarán ”, dijo antes de entrar a la cárcel de la que ya salió.

Ciudad de México.- Todos la vimos entrar a la cárcel tras ser detenida el 26 de febrero del 2013, pero nadie vio salir la madrugada de este miércoles a Elba Esther Gordillo Morales, de su departamento de Polanco, Ciudad de México, donde mantenía prisión domiciliaria, luego de ser absuelta de los delitos de lavado de dinero y delincuencia organizada.

Elba Esther Gordillo Morales, de 73 años de edad y originaria de Chiapas, inició su carrera como maestra de escuela rural y se volvió uno de los operadores políticos más ostentosos e importantes de México, mostrando su opulencia abiertamente, tanto en su ropa y bolsas de diseñador, como en sus propiedades.

La maestra tenía apenas 15 años de edad cuando se unió al Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), que luego llegó a ser considerado un ejército electoral para el PRI.

Arropada por el ex presidente Carlos Salinas de Gortari el 24 de abril de 1987 Gordillo Morales es declarada como Secretaria General del SNTE lo que constituyó, dicen, una traición para su mentor Carlos Jongitud Barrios.

En el año 2000 siendo priista, Elba Ester Gordillo apoyo a Vicente Fox y más adelante, la actuación de su partido Nueva Alianza, fue decisiva para que el panista Felipe Calderón retuviera la presidencia de la República en el 2006, en la contienda más cerrada de la historia de México, frente Andrés Manuel López Obrador, solo 0.1 % el margen de diferencia.

El 26 de febrero del 2013 regresando de un viaje de San Diego, California, Estados Unidos, Elba Esther fue detenida en el Aeropuerto de Toluca y trasladada al reclusorio Femenil de Santa Martha Acatitla.

Por la detención de Elba Esther Gordillo, que siempre gusto de la opulencia y los vestidos de diseñador, el presidente Enrique Peña Nieto dio un mensaje a la nación, un día después del arresto asegurando que se trataba de una acción judicial sin ningún tinte político.

Antes de ser detenida y en su último acto público, el 6 de febrero del 2013, Elba Esther Gordillo en una especie de afrenta sentenció que ni amenazas ni nada la iban a intimidar y hasta escribió su epitafio, “aquí yace una guerrera y como guerrera murió”

En su primera audiencia ante el juez, aquel 17 de abril del 2013, Elba Esther Gordillo, apareció tras la rejilla de prácticas sólo diciendo: “me reservo mi derecho a declarar”.

Acusada de defraudar 160 millones de dólares de fondos sindicales para pagar de todo, desde una casa en San Diego, hasta cirugías plásticas y facturas de sus compras en el centro comercial de lujo Neiman Marcus, Elba Esther Gordillo, además de sus múltiples padecimientos de salud, durante estos cinco años, cinco meses y trece días, enfrentó también en la cárcel, la muerte de su hija la senadora Mónica Arreola.

De hecho la lideresa magisterial acudió a los funerales de su hija custodiada por personal penitenciario que la vigilo mientras estuvo sentada frente al féretro de su hija y rodeada de sus nietos el 14 de marzo del 2016.

Gordillo Morales siguió el camino de la mayoría de los políticos mexicanos: escalando a través de una serie de cargos sindicales, de partido y en el gobierno. Fue senadora federal por el PRI y también tuvo un escaño en la cámara baja.

Aunque Nueva Alianza, el partido que fundó, fue en colación con el PRI en los comicios del pasado 1 de julio, Elba Esther Gordillo apoyó a Andrés Manuel López Obrador a través de su nieto René Fujiwara y Fernando González Sánchez.

El mismo Andrés Manuel López Obrador, que en 2006 señalo a Elba Esther de operar a favor de Calderón, indicó que era de mal gusto hablar de alguien que estaba en prisión y no haría leña del árbol caído.

Y aunque dice que en política no hay casualidades, Elba Esther Gordillo logró su libertad a tan sólo unas horas de que Andrés Manuel López Obrador se convierta en presidente electo de México al recibir su constancia de mayoría. Así Elba Esther siempre de la mano del poder.

 

Con información de W Radio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *