Hits
miércoles 20 de junio del 2018
Información de Veracruz

La Cápsula/ vamos a decidir

Por Daniela Jácome.

Ya casi es 1 de julio, algunos piensan “Para que voto si todos son iguales” o “no voy a votar así demuestro mi inconformidad”, pero les tengo una noticia, eso DE NINGUNA FORMA es la mejor opción. Nuestro deber como ciudadanos es salir este 1 de julio y votar, ¿por quién? Por quien usted elija, pero vote, hágalo de forma responsable, quien le agrade más y sus propuestas le gusten más por ese vote.

Salga y vote porque después no podremos quejarnos de los malos gobiernos si ni siquiera tenemos el valor civil de salir a las urnas y elegir a nuestros representantes.

No vote por el partido político que le agrade, sino por el candidato que de acuerdo a lo que usted crea que hará la diferencia en la sociedad, valore en caso que sea un político repetido si lo que hizo anteriormente fue bueno, ¿qué realizó? ¿qué beneficios trajo a los ciudadanos?, sobre todo que no tenga un negro historial e inculque buenas prácticas. etc. etc.…

Los mexicanos siempre nos quejamos de los gobiernos que tenemos, sin embargo, en las últimas elecciones en México, el abstencionismo se ha visto presente de formas muy marcadas ya sea por “castigo político” o simple desinterés de la ciudadanía que no ve cómo puedan afectar sus acciones al país, pero la realidad es distinta, usted que piensa que un voto no hará la diferencia, le tengo una noticia, su voto sí es la diferencia.

Para tener una idea más clara del problema que representa el abstencionismo en México vamos a recordar las elecciones del año 1991, fue una elección histórica de voto ciudadano con el 67.95 por ciento de los mexicanos participando en sus elecciones. Después de esa fecha y aún con el cambio de poder político en el año 2000 (PRI-PAN), la cifra de mexicanos que deciden acudir a las urnas a votar ha ido cayendo elección tras elección, claro ejemplo de esto fueron las elecciones del 2015, donde se eligió la conformación de la Cámara de Diputados.

En ese año (2015) la participación ciudadana logró alcanzar una tasa del 47.07 por ciento, o sea menos de la mitad del país votando y aun así esa cifra tuvo un incremento de 3.01 puntos porcentuales con respecto a la participación de las elecciones de 2009 (44.06 por ciento).

Otro dato importante, las mujeres somos las más participativas en las elecciones, somos las que más votamos y decidimos por los hombres, en 2015 la tasa de participación femenina fue del 50.89 por ciento, una cifra superior en 7.94 puntos porcentuales respecto a los hombres que tuvieron una participación electoral a nivel nacional del 42.95 por ciento.

Es decir, ni siquiera la mitad de la población del país sale a votar, solo la mitad elige el rumbo de nuestra república mexicana, y elige quienes serán nuestros empleados, no olvidemos que los presidentes no son más que empleados de los ciudadanos.

Responder