Hits
Miércoles 19 de Abril del 2017
Información de Veracruz

Convirtió hijo de “El Azul” penal en salón de fiestas

  • Secciones del centro penitenciario eran gobernadas por líderes del cártel de Sinaloa.

Culiacán, Sin.- Un día antes de la fuga de Juan José Esparragoza Monzón, “El Azulito”, y cuatro capos más del cártel de Sinaloa, celebraron una fiesta dentro del penal, con música, alcohol y drogas.

Familiares de presos del penal de Culiacán revelaron que la noche del miércoles hubo una fiesta entre los módulos 7 y 5 del reclusorio, los cuales, según los internos, están gobernados por los hijos de Joaquín “El Chapo” Guzmán e Ismael “El Mayo” Zambada.

Previo a la fiesta, se hizo el cambio de presos en los módulos del penal, el cual acusan de seguir las órdenes de los hijos de “El Chapo”.

“Yo le pregunté a mi hijo que por qué lo habían cambiado y por qué había dejado sus cosas en el otro módulo y él me dijo que eran órdenes de alguien pesado, entonces yo le dije que me dijera quién para yo decirle, y me dijo que era de fuera, que había sido (Iván) Archivaldo”, dijo una señora que solicitó anonimato.

Para el miércoles, los presos de los módulos 5 y 7 comenzaron una fiesta con distintos tipos de drogas, cerveza y música con alto volumen, y después comenzaron a gritar amenazas dirigidas a personas dentro y fuera del penal.

Incluso, se habría suscitado un conato de violencia, el cual fue detenido por los custodios que estaban a cargo.

“Me comentó mi esposo que había hombres que se querían trepar de las bardas para pasarse a los otros módulos, que hablaban de que se irían contra unas 30 o 40 personas”, dijo una señora.

De acuerdo con fuentes de Seguridad Pública, entre los internos circuló el rumor de que se buscaba crear un enfrentamiento al interior del penal de Culiacán, y que por ello debía evitarse cualquier situación que los pusiera en peligro.

Ese rumor llegó también fuera del penal, de tal forma que el jueves cuando ocurrió la fuga de Esparragoza Monzón y cuatro personas más se confirmó que fue creada una riña previo al escape.

Lujos y privilegios

Tras la fuga de los cinco reos del centro penitenciario de Aguaruto, se destapó una serie de irregularidades y corrupción al interior de este, en donde los criminales de “alto rango” contaban con privilegios.

Desde tener libre uso de teléfonos celulares, pasearse por la cárcel sin vigilancia alguna, hasta tener acceso a sexoservidoras en el momento que ellos lo solicitaran.

Las celdas de los ahora evadidos poseían un sinnúmero de comodidades y lujos dignos de cualquier habitación de hotel. Ellos contaban con pantallas planas, servicio de televisión de paga, incluso hasta sillones en sus dormitorios.

De acuerdo con videos de las cámaras de seguridad de la cárcel, se aprecian a estos reos en total libertad, con celulares en mano, consumiendo alcohol y drogas, ante la indolencia de los custodios, quienes además dejaban horarios abiertos para visitas y permanecer afuera de su celda sin limitaciones.

Reforma.

Responder