¿De quién son las instalaciones deportivas?

El martes pasado me encontré con un amigo, amigo de ya hace muchas lunas; con la confianza que nos tenemos en nuestra amistad, apesadumbrado me platicó que su esposa es diabética y tiene problemas en sus dos riñones, que la dializan dos veces al día y no sabe cuánto va a durar el calvario de la enfermedad que su amada esposa padece.

La charla con mi amigo me llego muy en lo profundo de mi mente y de mi corazón, porque se siente la impotencia de que ante una situación como esa, no podemos hacer nada, más que rezarle al todo Poderoso y que ojala surgiera un milagro y le mandara el alivio lo más pronto posible.

Más tarde en el portal electrónico de noticias “Al Calor Político”, que dirige Joaquín Rosas y lo dirige bien; me entero que una de las personas que gusta de hacer ejercicio en el Estadio Xalapeño, cuando llego a las instalaciones para adquirir su credencial que le da acceso a las nuevecitas instalaciones del estadio, le sorprendió que ya no costaba lo que antes había pagado, ¿porque?, por la sencilla razón de que doña Brenda Hernández quien chambea y tiene vara alta en la oficina de recursos financieros del propio centro deportivo, le subió a la cuota, ya no es de 100, ahora es de 300 pesotes.

Para eso me gustaban los encargados del deporte en Veracruz, antes se quejaban que las instalaciones deportivas estaban en pésimas condiciones, ahora que están renovadas, son otras las trabas las que ponen los que parten y reparten el queso en cuestiones del deporte en Veracruz. Que poca sensibilidad tienen y que poco profesionalismo; las instalaciones las renovó el gobierno federal y el del estado, para un fin, Los juegos deportivos centroamericanos y del Caribe.

¡Sí, las renovó el gobierno!, pero el gobierno no tiene recursos, lo hizo con el dinero del pueblo, por lo tanto las instalaciones son del pueblo y para el pueblo; es cierto que hay que darles mantenimiento, pero hay que tomar en cuenta que esas instalaciones son para el sano esparcimiento del pueblo y por lo tanto hay que darle a la ciudadanía, todas las facilidades para que las utilice.

Los encargados del estadio podrán decir que el público que asiste ahí no las cuida, ¡claro!, porque no hay un programa deportivo para esas personas que asisten ahí, todos vamos a la buena de Dios y hacemos ejercicio a como Dios nos da a entender, no hay un médico que cheque que las personas que asisten a hacer deporte están aptas para hacer las jornadas que desarrollan ahí, personal que indique que es lo mejor para bajar la lonja, las chaparreras y demás hierbas.

Tan solo se concretan a cobrar como si las instalaciones fueran del gobierno. Hay que tomar en cuenta que las personas que asisten a los centros deportivos, corren en las calles, en los montes, lo hacen en primer lugar para sentirse bien, para verse bien, ¡tenemos también nuestro ego! y lo más fregón, el ejercicio se hace por recomendación médica, eso es lo que más se debe tomar en cuenta, que la gente hace ejercicio para enfermarse menos.

En la medida en que los mexicanos no nos enfermemos; como ya lo dijimos en este espacio, estamos colaborando con el mismo pueblo, porque entre menos tengamos que hacer uso de los servicios médicos públicos, menos estamos cargándole gastos al pueblo, ¡no al gobierno!, porque ese es solo el conducto, porque es el que cobra los impuestos, pero la lana es del pueblo y debe de emplearse para que le sirva al pueblo.

Por eso quise conjugar la charla de mi amigo, quien me platico las peripecias que hace para mantener con vida a su esposa. Hay personas que tienen la posibilidad de no asistir a que los dialicen en los hospitales públicos, pero la inmensa mayoría si lo hace y esa enfermedad cuesta mucho dinero. Si sabemos que haciendo deporte, vamos a palear un poco esas enfermedades producidas por el sedentarismo, pues señores encargados del deporte en Veracruz, den las facilidades a los que quieran hacer deporte.

En otro texto, publicado en este medio, hablamos de las personas que todos los días acuden por las mañanas a hacer ejercicio bailando, concretamente hablamos de los grupos que van al “Parque Natura”, dijimos que esos grupos, cada una de las personas pagan diez pesos por día y que el gobierno debería de subsidiar por lo menos con un cincuenta por ciento esos gastos, para entusiasmar a más personas y que se multiplique esos grupos.

Son inversiones con resultados positivos a largo plazo, porque las personas estando en condiciones óptimas de salud, hacen menos uso de los hospitales públicos del estado y el pueblo estará ganando, porque ese dinero que se invierte en los enfermos de diabetes, se reducirán y la inversión se aplicará en otros programas.

No sé ni quien es el encargado del deporte en Veracruz, le rogamos, le imploramos y si no lo entiende así, “le exigimos”, que tenga un poquito más de sensibilidad política de lo que está haciendo, pero sobre todo que sepa que las instalaciones no son del gobierno, son del pueblo y para el pueblo. Así sea.

NUESTRA SEÑORA DE LOURDES

Este 11 de febrero en la ciudad Francesa de Lourdes estuvieron de manteles largos, fue la fiesta de la Patrona, de la Milagrosa, Nuestra Señora de Lourdes, la que todos los enfermos le brindan sus plegarias, para que ella, desde la gruta donde se le apareció a Bernardete, les mande el alivio a los males que el pueblo del mundo padece.

En Lourdes todos los días es la fiesta, ahí los trenes, autobuses, de turismo, de línea, particulares, llegan repletos de peregrinos al Santuario de Nuestra Señora de Lourdes, todos acuden a ella a rogarle por su salud; ella es la Virgen que los enfermos en el mundo se encomiendan para que los sane. El que escribe también, todos los días está en las oraciones y le da las gracias porque siempre que ha acudido a ella le ha cumplido el pedimento, Gracias Madre, eres bondadosa conmigo, con mi familia y con mis amigos que también son mi familia, Así sea.

A QUIEN CORRESPONDA

De lo que está necesitado el pueblo mexicano es de empleo, por ese motivo todos los días alguna familia se desintegra, si no es el papá, es la mamá, es el hijo mayor, o la hija, alguien de la familia se va a otra ciudad a otro país en busca de las oportunidades de trabajo que en su lugar de origen no encuentra; en la capital del estado, en la ciudad de las flores, en la cultural Xalapa, hay jóvenes que todos los días salen de su casa desde temprano en busca de trabajo y regresan por la tarde, todos cansados, desmoralizados de que no encontraron chamba y lo peor, regresan sin lana y con la panza gruñéndoles de hambre, con los zapatos rotos por haber caminado, todo por no tener trabajo y no tener ni para el transporte.

Lo peor es que ahora hay empresas que ofrecen trabajo, en especial empresas que se dedican al comercio, en las plazas, en los supermercados y no cumplen con lo que ofrecen, agarran a la gente por hambre. La fregadera de los dueños de esos comercios; ofrece chamba a los jóvenes y les dicen “vas a estar a prueba”,  vas a trabajar cinco días y te vamos a pagar 700 pesos y a la hora de que ya están trabajando, les dicen que les van a pagar tan solo 250 pesos.

Lo más cañón de esas empresas es que a la hora de firmar el contrato, en ese mismo expediente les exigen que firmen la renuncia, ¡qué poca!, agarran a la gente por necesidad, les hacen lo que quieren, les ofrecen lo que quieren y les pagan lo que quieren. No sé si lo que hacen las empresas es legal, pero creo que La Secretaría del Trabajo Estatal, la Delegación del Trabajo Federal, ¡Ahí te hablan Pancho Mora!, o los Derechos Humanos, ¡ahí te hablan Licenciado Perera!, tengan la competencia para intervenir en contra de esas acciones, tan jodidas, que hacen los comerciantes; los que luego se ufanan diciendo que son empleadores, que dan chamba y que el gobierno se lo debe de tomar en cuenta a la hora de los impuestos. ¡Qué barbaridad!, ¿porque no le piden al pueblo que se los tome en cuenta?

DORMIR BIEN

¿Qué tal duermen amables lectoras y lectores?, ¡bien!, qué bueno, porque los que también duermen bien y roncan de lo lindo, esos meros son la reina y el rey feo del carnaval de Veracruz; ellos están inmersos en su pachanga, quieren que los asistentes las fiestas del Rey Momo, le den duro y tupido a la libertad de la carne, por lo pronto los monarcas ya se olvidaron del mal humor, ya están desfilando por el bulevar en sus carros alegóricos, se están divirtiendo junto con los veracruzanos y con los visitantes. El que no duerme muy bien es el señor José Salvatori Bronca, quien en su apellido lleva la advertencia, él les ruega, les implora a los revendedores de tiquetes de entradas a los espectáculos que no lo hagan, sino ¡ya saben! Hasta pronto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *